Archivo de la etiqueta: dudas

En la mente de un joven IV

Esta nota que escribió nos dejó pensando un rato largo. La escribimos tal cual como la encontramos:

“Estuve viendo precios de alquileres de departamentos en el centro, en alguna de esas calles angostas que tienen edificios viejos.
También me fijé por la zona de San Telmo porque el otro día, creo que fue el viernes, pasé por ahí y me pareció re lindo barrio.
Busqué en esos dos lugares porque me generan un no sé qué artístico y me imagino invitando todo el tiempo a distintas personas relacionadas con el arte.
Me gustaría ser alguien que lee mucho y tener una biblioteca enorme que la gente se quede mirando y me pida prestado algún libro.
Me encantaría tener algún trabajo por ahí, conocer a la gente del barrio y saludarla cada vez que salgo”.

En el psicólogo II

El otro día volví a tener una sesión con Susana, mi psicóloga.

Le dije que, desde la última vez, no había tenido fantasías con animales y le conté, haciéndome el tímido, que tenía dudas sobre mi sexualidad.

Tuve que contener la risa hasta que pude inventarle que me gustaban 2 hombres: un antiguo compañero del colegio primario y mi primo.

Pero enseguida le juré, actuando de reprimido, que a mí los hombres no me generaban nada y que, en realidad, amaba a una tal Paula.

La sesión terminó después de fingir un llanto (representado de la manera más trucha) y que ella me diese un pañuelo descartable.

Filosofando en el baño

El folleto se repartía por distintas universidades de filosofía y fue escrito por Miranda Claroscuro, una estudiante que fue alumna del reconocido Javier Mendoza de Escalante y que dejó la carrera porque: “para ser filósofa no necesito un título”

Cuando le preguntamos al profesor Escalante si se acordaba de Miranda, nos respondió esto: “Por supuesto; era una excelente alumna pero muy impaciente. Le recomendé que se tomase la carrera con tranquilidad, que no pensase en el título sino, en la experiencia que significa transitar una carrera universitaria”.

El folleto decía lo siguiente:
“¿Nunca se preguntaron sobre el origen del bidet? Yo tampoco, pero siempre que miro a un costado, está ahí. Aunque parezca una cosa muy común, en la mayoría de los países del mundo no existe. Entonces me pregunto: ¿es el bidet higiénico o antihigiénico? Por un lado, sirve para limpiar todo lo que el papel no pudo alcanzar, pero por otro lado, ¿aquella suciedad que cae el bidet, no vuelve a nosotros cuando pasamos la mano o nos golpea el chorro? La verdad no la tengo yo, y quizá nadie la tenga, pero siempre es importante dudar sobre lo que estamos haciendo o dejamos de hacer”.