En la mente de un joven

Las palabras son reproducidas de la misma forma que se encontraron en el cuaderno:

“Fui a comprar tres cervezas, porque a la noche venía un amigo, y fui al supermercado chino que tengo en la cuadra.

Cuando estaba haciendo la fila para pagar, un cana levantó la mano mientras sostenía un paquete de galletitas y esperó la confirmación del cajero.

El chino afirmó con la cabeza, y cuando el oficial se fue del lugar, le dije que yo también era policía.

Le causó tanta gracia que no me cobró los envases. Me preguntó mi nombre y yo el suyo: se llamaba Carlos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s